Llega el nuevo año y todos hacemos nuestra lista de propósitos que queremos cumplir. El 1 de Enero es una fecha significativa, marca el comienzo de un año nuevo y con esto es más fácil dar el paso para comenzar a trabajar en los nuevos objetivos personales.

Igual sucede para las marcas, Enero es un buen momento para echar la vista atrás, ver qué se ha conseguido y hacia dónde quieres que la empresa se dirija. Por ello, los primeros días de Enero son ideales para hacer una listado de objetivos que cumplir a corto y medio plazo.

Puedes establecer objetivos a diferentes niveles: negocio, marketing y presencia digital, por poner un ejemplo. Lo ideal es comenzar desde negocio para que los objetivos de presencia digital queden enmarcados en la estrategia global de la marca para el nuevo año y vayan en línea con los objetivos establecidos para negocio.

¿Por qué marcarse unos objetivos para este año?

La presencia digital de una marca lleva muchos años siendo tendencia y ya es momento de proponerse esta presencia en canales digitales de forma profesional. Para ello, es importante no realizar acciones a ciegas o porque la competencia esté realizando acciones similares. Lo primero es establecer unos objetivos a conseguir y proponer después estrategias y acciones que permitirán alcanzar los objetivos propuestos.

Los objetivos deben ser SMART. Objetivos como "Aumentar la comunidad de seguidores" o "Aumentar las ventas online" son poco concretos, que no están bien especificados y dificultan su medición para conocer si se están cumpliendo.

Para marcarse unos objetivos en 2018, es importante evaluar en qué punto está tu marca y qué se ha realizado para llegar hasta ese punto, incidiendo en las acciones de éxito y en las acciones que han sido fallidas. Con toda esta información, tendrás una perspectiva de tu marca en el momento actual.

La respuesta estrella a la pregunta "¿Qué quiero conseguir con mi marca?" puede tener muchas respuestas, pero normalmente se ciñe a aspectos relacionados con el aumento de ventas o de conversiones. Simplemente porque el objetivo final de un negocio está en aumentar los ingresos. Todo aquello que facilite el que mayor número de usuarios a través de canales online se dirijan a tu web, tu punto de venta o tu app a comprar o a realizar una conversión, es un objetivo.

El objetivo principal: Vender más

¿Qué necesitas para llegar a que los usuarios realicen mayor número de conversiones?

Analiza todos los pasos que realizan los usuarios para llegar al punto de conversión y su relación con tu marca en canales digitales, que es lo que informa y convence al usuario de que debe realizar esta conversión.

Algunos ejemplos:

1. Llegar a mayor número de usuarios. Un aumento del alcance de las acciones que hacen referencia directa a una conversión, conociendo la media de usuarios que realizan la conversión (de los usuarios totales que han sido alcanzados). Esto te facilitará un objetivo del tipo "Aumento del alcance en un X%".

2. Siguiendo el anterior ejemplo, es posible que el ratio de usuarios que hacen la conversión (de los usuarios totales que llegan a la conversión o la ven) es óptimo, lo ideal es potenciar un cross-selling, la repetición de la compra o la recomendación. Son tres objetivos diferentes dependiendo del producto o servicio. En el primero se centra en aumentar el número de conversiones, mientras que en el segundo si el techo de usuarios es cercano, lo ideal es potenciar el llegar a nuevos usuarios a través del boca-oreja de clientes.

3. Posicionamiento. Muchas veces caemos en el error de querer posicionar nuestra marca/producto/servicio como el mejor y diferente en el mercado. Esto nos descubre que el análisis previo que hemos realizado no ha sido correcto porque no nos ha permitido ver la posición relativa de otras empresas del sector. El estudio del sector y de los nichos de mercado es muy importante para conocer qué oportunidades hay y dónde es posible potenciar nuestras acciones. Es importante tener en cuenta que el posicionamiento es un objetivo muy relativo y que para medirlo, hay que recibir mucho feedback por parte de los usuarios para saber cuantificarlo.

4. Nuevos mercados, nuevos usuarios. Tal vez, este nuevo año sea el año para llegar a nuevos mercados, abrir nuevas oportunidades. Analizar el mercado, la forma de compra del producto/servicio en el nuevo mercado y el público objetivo nos dará muchas pistas sobre las posibilidades de la marca. Esto te dará una idea de la cuota de mercado que puedes alcanzar y de las oportunidades online. A partir de aquí, establece un objetivo SMART para que el esfuerzo en digital ayude a alcanzarlo.

5. Mejorar tu producto, servicio o la identidad de tu marca. Quizás el análisis inicial te haya desvelado que la identidad o imagen que proyecta tu marca, producto o servicio, no es la que esperas. Lo ideal para conocer qué está fallando es hacer pequeños cambios y muchas pruebas con una muestra del público objetivo.

6. El equipo. Por último, pero no menos importante, tu equipo quienes realmente hacen posible que la marca esté donde está. Analiza su carga de trabajo, el ambiente y el entorno y establece unos objetivos para mejorar las condiciones. Los cambios en el entorno de trabajo (a mejor) devienen siempre un aumento en el rendimiento del equipo y en el optimismo a la hora de desarrollar su trabajo.

Espero que con el nuevo año y estos consejos para diseñar la hoja de ruta para los próximos meses, tu marca consigua todo lo que te propongas.