Los datos son un pilar imprescindible para realizar un análisis de Social Media: muestran resultados, comportamientos, tendencias y ayudan a tomar decisiones. No todos los datos pueden extraerse de forma manual, por ello, te indico las principales fuentes donde buscar datos.

El análisis de Social Media tiene 3 pilares básicos:

  • Contenido
  • Datos
  • Analitica y/o interpretación

Para hacer el análisis, son necesarias las 3 partes. El contenido está disponible y accesible en la mayoría de las ocasiones, la analítica la realiza el profesional y los datos son la base que se necesita para explicar qué ha sucedido, los resultados obtenidos o las tendencias por venir.

En primer lugar, es necesario tener en cuenta que aunque no todas las herramientas o fuentes de datos lo muestren, todos los datos no son fiables al 100%. De ello hablé en el post sobre el porcentaje de error que estamos dispuestos a asumir. En ocasiones buscamos un dato y no nos planteamos si está basado en una muestra, si es un cálculo y no se han tenido en cuenta todos los resultados o si es una aproximación. El hecho de encontrar ese dato, nos hace felices, porque ya tenemos lo que buscamos, pero no es suficiente. Un dato que no sea fiable, puede conllevar consecuencias en nuestra estrategia en marketing digital.

¿De dónde se pueden extraer los datos?

Las principales dificultades para encontrar los datos que necesitamos se centran principalmente en su disponibilidad, o bien porque son de carácter privado o bien, porque la red social en cuestión los sirve bajo una licencia premium que no nos podemos permitir. Por otro lado, también podemos requerir datos que se basan en cálculos complejos que requieren de un conocimiento estadístico más profundo.

La privacidad es un tema que no debemos tomarnos a la ligera porque trata directamente sobre las personas y las marcas y la información que desean compartir. Por otra parte, también tenemos datos, como los resultados de acciones, que pertenecen a los usuarios que desarrollan esas acciones.

Tomemos las redes sociales como ejemplo. Tenemos 3 tipos de datos:

  • Públicos y accesibles. Los datos que podemos encontrar a primera vista son datos públicos y accesibles para cualquier usuario (nº de seguidores, nº de contenidos publicados, nº de interacciones que tiene un contenido, etc.).
  • Restringidos. En segunda instancia necesitamos datos pertenecientes al usuario o a la marca, como el alcance
  • Resultados de cálculos. En último lugar, necesitamos datos para lo cual se requiere la realización de un cálculo manejando grandes cantidades de información. Un ejemplo es la descarga de los seguidores de un perfil o página y la búsqueda de una característica común entre ellos.

Para las propias marcas, las plataformas ponen a su disposición herramientas de estadísticas que resumen los datos: Facebooks Insights, Instagram Insights, Twitter Analytics o YouTube Analytics.

Si necesitas algún dato que requiera de algún tipo de cálculo o monitorización, como por ejemplo la evolución de publicaciones a lo largo de un período o la segmentación de usuarios, hay que recurrir a herramientas. No sólo son capaces de hacer cálculos con grandes cantidades de información, sino que también recopilan histórico de datos y puedes acceder a diferentes períodos.

Las herramientas trabajan en dos fases:

  1. Haciendo consultas a las API’s de redes sociales, como seguramente ya habras escuchado o leído sobre su funcionamiento. Estas consultas permiten a las herramientas extraer la información que necesitan. En algunos casos, es necesario conectar con el administrador de la cuenta de la red social para acceder a todos los datos (esta visualización es muy parecida a la que ofrecen las propias herramientas de analítica de las redes sociales, pero permiten almacenar los datos). En caso de no conectar el administrador de la cuenta, la información que se obtiene es más restringida.
  2. Realizando cálculos. De esta forma, una vez obtenida toda la información, las herramientas realizan consultas a su base datos y cálculos con la información que han obtenido para ofrecer los datos que necesitamos.

Así, una vez conozcas los datos que necesitas para hacer el anális, es importante saber dónde puedes encontrarlo y qué tipo de herramienta puede ayudarte a conseguir el dato más fiable para tomar las mejores decisiones.